La Comunicación en la Cooperativa

En las cooperativas y más específicamente hablando de las cooperativas de software necesitamos tres herramientas principales: una computadora, conexión a Internet y la más importante, una buena comunicación. Lo que nos diferencia de un grupo de programadores que comparten internet es la comunicación que funciona como entramado donde realizamos nuestras actividades.
¡Bueno, bien! Pero para comunicar correctamente en este artículo, podemos empezar poniéndonos de acuerdo con que significa comunicación. Wikipedia dice:

“La comunicación es la actividad consciente de intercambiar información entre dos o más participantes con el fin de transmitir o recibir significados a través de un sistema compartido de signos y normas semánticas. Los pasos básicos de la comunicación son la formación de una intención de comunicar, la composición del mensaje, la codificación del mensaje, la transmisión de la señal, la recepción de la señal, la decodificación del mensaje y finalmente, la interpretación del mensaje por parte de un receptor.”

Por lo que leemos es un proceso que consta de varios pasos y que seguramente hagamos de forma automática. Es algo tan intrínseco a nuestra especie que podemos relacionarlo con actividades mucho más “simples” como respirar y comer. El tema está en que cuando el grupo es numeroso y compartimos desafíos en común, debemos minimizar el riesgo de comunicar algo que no queremos, ya que esto suele crear debates dirigidos a direcciones que en general no resuelven la problemática. Si estos debates existen y hay opiniones cruzadas, asegurémonos que las opiniones sean las que están en la cabeza de cada uno. Es importante lograr ponerle palabras y una cadencia a eso que vive ahí dentro nuestro.

Creo que podemos mejorar mucho nuestra forma de comunicarnos tomándonos el tiempo para poder formar el mensaje y transmitirlo de una forma amena. Es práctica y la cooperativa es el ambiente ideal para llevarlo a cabo. Hay que decidir entre todos y necesitamos formar una opinión conjunta para poder avanzar. Hay que hablar y hay que escuchar. Hay que aportar porque nuestro aporte es parte de la solución y de nuestro futuro.

Como leíamos en wikipedia, la comunicación consta de dos partes fundamentales, la transmisión (de la cuál venimos hablando) y la recepción, la parte en la que hay que escuchar y dejar que ese mensaje nos llegue y nos afecte. El desafío acá es ser permeables e inspirarnos unos a otros. Eso! Inspirarnos! Dejarnos inspirar y devolver una idea nueva y más completa de la que había traído de casa.

Acá puede ocurrir varias cosas pero vamos a los dos extremos:

  • Dejamos que las opiniones de los compañeros vayan pasando delante nuestro y vayan construyendo una decisión mientras lo observamos como espectadores de una película, dejando de lado la nuestra por creerla no tan importante.
  • Tenemos una opinión tan fuerte que no somos permeables a las ajenas y terminamos o molestos o aceptando una decisión de la cuál no nos sentimos parte.

En general nos ubicamos entre estos dos extremos (muchas veces EN alguno de los dos) y en lo personal y el ambiente en el que nos desarrollamos laboralmente creo que no hace falta y es igual de perjudicial ambos puntos.

No estamos viendo una serie ni escuchando la radio ni viendo la televisión, ambientes comunicativos donde no somos parte de la formación de mensajes. En la cooperativa tenemos el derecho de ser parte de la construcción de la decisión a través de nuestras opiniones en forma de mensajes construidos de forma consciente. Tenemos el derecho de construir nuestro futuro junto a nuestros compañeros, aportando nuestra visión única del mundo, nuestros anhelos y miedos.

Por otro lado, en la cooperativa no sucederá lo que nosotros queramos sino lo que el grupo quiera. Y cómo puede pasar esto? Inspirándonos mutuamente y construyendo una opinión colectiva que no existía antes de comunicarnos. Hay que confiar en el grupo y entregarse. Vamos juntos en un barco que construimos entre todos y el clavito que pusimos en la proa es muy importante para encarar las olas que vienen de frente.

Esta es una simple opinión del tema y esperamos otras al respecto. Les comparto dos letras entre las que creo, deberíamos ubicarnos, ni en una ni en la otra, sino en el medio:

 

Le Tengo Rabia Al Silencio
Atahualpa Yupanqui

Le tengo rabia al silencio
por todo lo que perdí.
Que no se quede callado
Quien quiera vivir feliz.

Un día monté a caballo,
Y en la selva me metí,
Y sentí que un gran silencio
Crecía dentro de mí.

Hay silencio en mi guitarra
Cuando canto el yaraví,
Y lo mejor de mi canto
Se queda dentro de mí.

Cuando el amor me hizo señas,
Todo entero me encendí.
Y a fuerza de ser callado,
Callado me consumí.

Le tengo rabia al silencio
Por todo lo que perdí,
Que no se quede callado
Quien quiera vivir feliz.

 

Memoria Adentro
Raúl Carnota

… Siempre anduve entre la gente
Y nunca me he creído más
Prefiero quedarme atrás
Que hacerme el inteligente
No presumo de prudente
Pero sí de precavido
Por fuerza es mas advertido
Quien sabe cerrar la boca
Hablando cuando le toca
Uno escucha y es oído…

2018-03-14

Hernan Gigena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *