Por qué formar una Cooperativa?

¿Por qué comés eso? ¿Por qué trabajás de lo que trabajás? ¿Por qué vivís ahí? son sólo algunas preguntas de esas que pueden hacerte dudar y no saber qué responder de inmediato. Como muchas veces sucede, una inocente pregunta puede resultar un gran disparador para cuestionarse el porqué de lo que hacemos. Hace poco tiempo nos preguntaron:

¿Cuál es la ventaja de formar una cooperativa si nosotros seis somos monotributistas y trabajamos como si fuéramos una cooperativa? Creemos que si hacemos una cooperativa vamos a agregar complejidad y vamos a tener más cosas para pagar y para administrar.

Ya con la pregunta sobre la mesa, nos vimos motivados a responderla en todos los aspectos que la misma englobó. No solo nos preguntaron cual es la ventaja de formar una cooperativa, si no que también nos presentaron una comparación de las complejidades administrativas y económicas entre una cooperativa versus un grupo de monotributistas.

Pasamos a formular nuestra respuesta tratando de ser lo más claros posibles.

Antes que nada, es importante aclarar que los socios de una cooperativa de trabajo deben ser monotributistas.

Para nosotros, ser legalmente una cooperativa tiene sus ventajas:

  • Podés facturar A, B y E; en lugar de facturas C, propio del Monotributista. Por experiencias propias, resulta un gran despelote tener que hacer facturas C individualmente a los clientes (la no correlatividad, los límites de facturación individuales, facturas ligadas a lo personal mezcladas con lo grupal, etc). Además, la mayoría de los clientes valoran mucho más que puedas realizarle una factura A.
  • Acceso a beneficios de financiamiento o subsidios para cooperativas/cooperativistas.
  • Limpieza y seriedad económica-administrativa: Al tener personería jurídica podés/debés sacar una cuenta en cualquier banco a nombre de la cooperativa, sin tener que terminar usando la cuenta de alguno de los socios/monotributistas asociados.
  • Podés formar parte de una federación de cooperativas, perteneciendo así, a un grupo en el que se logra una sinergia que ayuda al crecimiento y estabilidad de sus integrantes.
  • Siendo cooperativa estás incluido en la visibilidad a nivel nacional e internacional del movimiento que nos engloba; por ejemplo, cuando calculan el PBI que generan las cooperativas para el país.
  • Al interactuar en el mercado, ser una empresa cooperativa tiene un impacto mayor que un grupo de personas que trabajan juntos sin una estructura que los respalde.
  • Reconocimiento frente a las otras organizaciones (estatales o privadas) como una empresa legítima.
  • Para quienes tienen un espíritu revolucionario, las cooperativas representan una forma de trabajo diferente, en la que se promueve la igualdad entre los socios, así como el respeto de ciertos principios y favoreciendo un ambiente laboral colaborativo.
  • Si alguno de los socios decide dejar la cooperativa, la Ley de Cooperativas (20.337) lo protege, obligando a que le sea reintegrado el capital social que le corresponde (ver ARTICULO 25). En un grupo de monotributistas, no hay documento que respalde a quien decida abrirse del grupo, dependen de la buena fe de los integrantes.

Ahondando en el tema económico, aunque parezca mentira, no hay tantas diferencias:

  • Las cooperativas están exentas de impuesto a las ganancias.
  • Como dijimos antes, los socios de cooperativa somos monotributistas, por ende, estimando un ingreso aproximado parecido sea cual fuere el camino elegido, no cambiaría el monto que la persona debe pagar de monotributo.
  • Las cooperativas de CABA estan exentas de IIBB (ingresos brutos), en otras jurisdicciones no. Los monotributistas deben pagar IIBB salvo exentos por título profesional o casos especiales.
  • Entendemos que tanto una cooperativa como un monotributista necesitan servicios de contador, más en el hipotético caso del grupo de monotributistas, donde su facturación ascendería considerablemente. Por ende, no vemos como un gasto extra dicho servicio.
  • Las cooperativas deben destinar un porcentaje de sus excedentes de cada ejercicio a diferentes Fondos. [más info en nuestro antiguo post]

Concluyendo, formar una cooperativa es darle un marco a la forma de trabajo, asumir compromisos y responsabilidades bajo una estructura legal. No obstante, los principios cooperativos resultan de gran importancia para la formación y desarrollo de los socios; creemos que es una forma de no perder el norte y recordar ciertas cuestiones que muchas veces dejamos de lado (por ejemplo la capacitación o la ayuda a la comunidad).

En FACTTIC también pensaron en las razones para formar una cooperativa!

Se te ocurre alguna otra diferencia entre cooperativas y grupo de monotributistas? dejanos tu comentario!

2014-07-16

admin

7 thoughts on “Por qué formar una Cooperativa?

  1. Buenas!! .. gracias por el post está muy bien explicado.

    Interesante que pueden ser todos monotributistas, lo que no entiendo es como manejan las categorías cada uno?, ya que no tenes una facturación individual, como calculas tus ingresos del monotributo?.

    Por otro lado, no estoy de acuerdo con los gastos de Contador para una cooperativa contra un Monotributista, para el último con sólo sumar facturas y ver donde entras en la categoría cada 4 meses alcanza.
    Ahora para una cooperativa donde ya tenes varios tipos de facturas y pagas IVA el calculo se complica mucho mas.

    Si estoy de acuerdo con que una Cooperativa te da una “marca” unificada de sus socios, factura A, y una seriedad distinta frente a los clientes.

    Con el tema del IIBB, para que queden exentas tienen que tener una dirección en CABA no?, es decir, ya necesitas una oficina registrada en CABA, no?.

    Saludos! y de nuevo muy buen post!

    1. Hola Pablo, antes que nada, te agradezco tus comentarios!
      Vamos por partes, decía Jack el destripador 😛
      lo que no entiendo es como manejan las categorías cada uno?, ya que no tenes una facturación individual, como calculas tus ingresos del monotributo?.
      Basicamente, sumando todos tus ingresos, como si hubieras facturado, pero en realidad como bien entendiste, el socio no le factura a la cooperativa. La cooperativa debe darle al socio un recibo donde conste que cobró, si sumás esos recibos obtenés la suma. Ahora, como seguis siendo monotributista, tranquilamente podés tener un trabajo externo y facturarle, en ese caso, sumás todo. Es tan simple como sumar todos tus ingresos.

      Por otro lado, no estoy de acuerdo con los gastos de Contador para una cooperativa contra un Monotributista, para el último con sólo sumar facturas y ver donde entras en la categoría cada 4 meses alcanza.
      Ahora para una cooperativa donde ya tenes varios tipos de facturas y pagas IVA el calculo se complica mucho mas.

      Apuntamos “a ojo” a que daba un numero parecido. Te explico el por qué. Suponiendo su “grupo” va a andar bien y que su facturación va a estar en crecimiento, es probable que cada monotributista necesite un contador para hacer no solo la categorización, si no también declaraciones juradas. Y teniendo en cuenta que mínimamente son 6, sumamos lo que gastarían en administrar contablemente a dichos 6 y lo comparamos con lo que gasta la cooperativa en servicios de contador, y no lo vimos muy lejano.
      Es un punto un tanto subjetivo, quizás nunca necesiten un contador como monotributistas y se las arreglan bien y en ese caso no sea un gasto a considerar, pero tampoco es una diferencia grande. Lo que es seguro es que si su grupo crece, no va a bastar con solo recategorizarse, porque todo el ingreso entrará por sus facturas.

      Con el tema del IIBB, para que queden exentas tienen que tener una dirección en CABA no?, es decir, ya necesitas una oficina registrada en CABA, no?.
      Si. Y de hecho para formar la cooperativa necesitan un domicilio, no extrictamente “oficina” 😉

      Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *